domingo, 2 de diciembre de 2007

Jacarandá






Al este y al oeste llueve y lloverá una flor y otra flor celeste del jacarandá.
La vieja está en la cueva pero ya saldrá para ver que bonito nieva del jacarandá.
Se ríen las ardillas, ja jajá jajá, porque el viento le hace cosquillas al jacarandá.
El cielo en la vereda dibujando está con espuma y papel de seda del jacarandá.
El viento como un brujo vino por acá. Con su cola barrió el dibujo del jacarandá.
Si pasa por la escuela, los chicos, quizá, se pondrán una escarapela del jacarandá.
(María Elena Walsh - La canción del jacarandá)

6 comentarios:

ElPoeta dijo...

Precioso el jacarandá, amiguita. Un beso,
V.

Viento dijo...

Besos Rey! :)

V.

The Ghost In Shadows dijo...

Amo cuando esto árboles dejan caer todas sus flores sobre la calle, en México es común tenerlos plantados en las aceras, es una imagen hermosa, como si fueras a llegar a algún lugar mejor.

Viento dijo...

Acá también los tenemos en las veredas, Ghost. Y ni te digo cuando toda una calle está "tapizada" en flores de jacarandá...si caminás por allí, seguro vas a un lugar lindo... :)

TOROSALVAJE dijo...

Es un árbol que tengo que ver alguna vez.

Lo he leído. He visto fotos.

Pero no lo he abrazado.

Y lo haré.

Saludos.

Viento dijo...

Ni bien puedas, abrazá alguno, y juntá las "castañuelitas" que llevan su semilla, Toro. Es un árbol hermoso, y en flor es un espectáculo.

Saludos